Mi foto
María, 16 años, encantada. Adoro escribir desde el primer momento que mis manos cogieron un libro y mis ojos tuvieron la suerte de poder leer aquellas palabras. Tan rayada que hasta podrías esnifarme. Vivo en un mundo paralelo y pocas veces estoy de vuelta. ¿Mi mayor miedo? Decepcionar a la gente que quiero. ¿Mi mayor consejo? Ser feliz y quererse a uno mismo, pues vas a ser la única persona que pase toda la vida contigo. No intentes entenderme, ni yo misma lo hago.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Out



Lo siento, pero ha sido suficiente. Si no ordenas, terminas por no encontrar. Si no limpias, llegará un momento que no soportes la suciedad. Si no das cariño, terminas por no recibirlo. Si no cuidas el lugar dónde estás, terminas siendo echado. Es lógico, ¿no?. Las cosas se consiguen mediante logros y esfuerzos. Nunca te esforzaste por entrar en mi corazón. O tal vez sí. Creo que en algún momento te esforzaste y he de decirte que lo conseguiste. Pensé, ingenua, que yo también había entrado en el tuyo. Tal vez lo estuve, y créeme, que lo cuidé e intenté darle cariño. Pero fui echada. En un mismo corazón no caben dos personas, ¿no es cierto?. Pero hoy por hoy, he de decir que, a base de esfuerzos, lo he logrado. Al contrario que yo, tú no cuidaste el sitio dónde estabas y poco a poco te fuiste haciendo pequeño, dejando sitio para otro que tal vez sabrá cuidarlo. Te hiciste tan tan pequeño, que puedo decir casi de forma clara y segura, que te he olvidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario